PREGUNTAS FRECUENTES

la Predicación
Predicar al aire libre es contar con un grupo de creyentes que tiene en su corazón la Gran Comisión y también la calle, y quiere evangelizar de forma personal, con predicación y testimonio, semanalmente.
“Cada noche hay gente que se para para escuchar los mensajes.”
Nos juntamos un grupo de cristianos y tenemos un buen tiempo de oración. Dos horas antes, oramos la Palabra, meditamos en la Palabra, cantamos la Palabra. Es un buen tiempo de intercesión y pedimos que Dios nos unja durante el evangelismo. Luego, bajamos a la calle y tenemos personas que están preparadas para dar un testimonio de dos minutos, otras que pueden predicar un  mensaje con objeto y personas preparadas para hacer evangelismo personal.
Bueno, el evangelismo y la oración van juntos. No puedes hacer lo uno sin lo otro. Por eso, la intercesión es sumamente importante, es que notas la diferencia cuando no pasas un tiempo de oración antes. Incluso durante el ministerio en la calle, estamos orando por los oyentes y por los que están ministrando.
La caja roja nos sirve como nuestra plataforma. Nos pone un poco más altos que los demás, ¿para qué? Para que la gente nos pueda ver. Otra razón es porque dicen “mira, hay alguien que está encima de una caja, es algo curioso”. La gente se para, solo por eso. Y como no usamos micrófonos, nuestra voz se proyecta mejor si estamos más altos que los demás.
Puede ser una caja de cerveza, como hemos usado anteriormente. Pero nuestra caja roja, es roja, porque es un color muy llamativo. Y la gente puede decir “mira, podéis ir donde están predicando sobre una caja roja”.
No todos los sitios son buenos para predicar. Nosotros hemos encontrado creo que, en España, el mejor sitio que es la Puerta del Sol, donde pasan 100.000 personas cada día. Hay que tomar en cuenta tres cosas:  1)  Encontrar un sitio donde hay mucho tránsito de gente; 2)  Un sitio donde no haya mucho ruido en la calle, de coches o de construcción;  3) Un sitio donde haya buena acústica. Si tienes un edificio delante, al no estar usando micrófonos, el edificio sirve como una pared para que rebote la voz y se entienda mejor.
En nuestro ministerio en Madrid tenemos a alguien que siempre nos traduce los mensajes al inglés. Madrid es un sitio de mucho turismo. Entonces, los que no hablan español, seguramente hablan inglés. Dos razones: nº 1, así podemos llegar a más gente con el evangelio. Y nº 2, hemos notado que cuando hacemos una traducción, se detienen más personas. Y no sabemos si es porque están escuchando en su idioma o porque están aprovechando una clase gratis en inglés.
Cada noche nuestra meta es que se manifieste la presencia de Dios en la calle, que haya una convicción de pecado sobre los oyentes, que esa convicción los lleve a un arrepentimiento genuino y que ese arrepentimiento, se convierta en lo que es un nacimiento nuevo. Ahora, lo que no podemos hacer es convertir a la gente, esa es la obra del Espíritu Santo. Pero lo que sí podemos hacer, nuestra meta, llevar a la gente un paso más cerca de la cruz.
Para comunicar el evangelio con eficacia, es necesario decir la verdad en amor. Algunos predicadores dicen la verdad acerca del pecado y sus consecuencias, pero les falta un corazón de amor y compasión y suenan condenatorios. Otros, para no caer en ese error, evitan hablar del pecado y del infierno y sólo hablan de amor, pero no guían a los oyentes al arrepentimiento necesario para ser salvos. Ningún extremo es bueno. Nuestra meta es hablar de la necesidad del arrepentimiento de pecado pero con el corazón del Padre. Juan el Bautista predicaba un mensaje del arrepentimiento al aire libre y Jesús dijo que “Él era antorcha que ardía y alumbraba, y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz.” (Juan 5:35) Hacer la obra de Dios con el fuego del Espíritu atrae a la gente, pero intentar hacerlo en la carne, repela a la gente. La carne en llamas apesta.
¡Por supuesto! Somos un equipo. Somos un equipo de rescate que consiste en el Padre, Hijo, Espíritu Santo y los creyentes trabajando juntos hacia una meta. Somos colaboradores de Cristo. ¿Cómo oirán si no hay quien les predique? Aunque mi parte es mínima en el evangelismo y Dios hace la mayoría de la obra, Él me necesita y yo le necesito.
El deseo es tener una caja roja en todas las plazas, parques y calles de Europa y las Américas. Que cuando la gente salga de sus casas, puedan escuchar un mensaje puro de Dios. La idea es: si cinco personas de cada iglesia evangélica, no toda la iglesia, solo cinco personas, tuvieran la visión de salir a la calle y evangelizar una vez a la semana, podríamos trastornar nuestros países.
Hay muchísima hambre y los que dicen que no hay hambre, son los que están en la iglesia y están esperando a que la gente venga. Tenemos que salir de la iglesia a la calle, donde está la gente y veremos en seguida, en una noche, en una media hora, si se pone uno a hablar con las personas, que hay una gran hambre espiritual. Y por eso evangelizamos al aire libre.
Es imposible determinarlo. Nosotros no medimos los resultados de cuántos reciben al Señor; cambiamos un poco la terminología: ¿hemos orado con personas? Sí; ¿hemos ayudado a personas a acercarse a Dios, a Cristo o al arrepentimiento? Sí. Sólo Dios sabe cuántas personas se han arrepentido y se han entregado a Cristo
Normalmente, los que se están burlando, son los borrachos. Vienen, gritan y se van pero algunos se acercan a la caja y empiezan a gritar a todo pulmón. Entonces, uno de nuestros ayudantes evangelizadores se acerca e intenta hablar con ellos con tranquilidad y quitarlos del centro. Eso suele solucionar el problema aunque alguien que está formado jaleo normalmente es una ventaja porque más personas se acercan para ver lo que está pasando. Por eso, es importante que el evangelista ponga mucho cuidado en cómo trata a la gente que está molestando, con mucho cariño y amor.
El éxito se mide, no en cuántas personas se han arrepentido en una noche, sino en tu fidelidad y tu obediencia. Si eres fiel y sales todas las semanas y evangelizas, tienes éxito. Si obedeces a Cristo y siembras la Palabra, ya tienes éxito, ya has agradado a Dios.
Dichoso día cuando alguien se arrepiente y pone su fe en Cristo. Si un evangelizador evangeliza a alguien que se arrepiente y se convierte a Cristo, le invita a su iglesia. Tambien tenemos una lista de iglesias de varias denominaciones que envían personas para participar con nuestro ministerio. Animamos a que todos los que quieren hacer Redbox como ministerio involucren a todas las iglesias posibles de varias denominaciones.
Una obligación. La obligación de ver a personas que han sido fieles en salir a la calle a evangelizar durante veinte siglos. Es el hecho de formar parte de un equipo de rescate: Padre, Hijo, Espíritu Santo. Nosotros colaboramos con él, ellos me están esperando en la calle. No queremos ser irresponsables, o sea, no tener sangre en mis manos si no amonestamos a la gente. El amor de Dios nos constriñe. Hasta el mismo infierno está gritando que alguien salga y testifique a tu familia. Existe una eternidad y eso es lo que motiva a salir.
INFORMACIÓN GENERAL

obtener caja

Documento sobre cómo conseguir una caja roja….


CONTÁCTENOS

No estamos en todo momento. Pero usted puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Enviando

©  2018   ONTHEREDBOX  Centro de Oración y Formación de Evangelizadores.

 
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account